Entrevista a Brais García

Becado en Iona College, Nueva York

Brais García, exjugador del Real Madrid en categorías inferiores, recibió una beca de estudios y deportiva para poder jugar con el equipo de fútbol de la Universidad, el Iona Gaels de Nueva Rochelle (Nueva York).

Brais García | Becado por MIC Athletics en Estados Unidos

Además de todo lo que me ofrecían en Nueva York, que era muy difícil decir que no e imposible de superar aquí en España, tenía ganas de cambiar de aires y salir de casa

Diciembre 2016

1- Hola Brais, muchas gracias por tu tiempo. Nos gustaría que empezaras contando tu trayectoria, desde pequeño y hasta el momento en el que decides dar el paso de ir a EEUU. Antes de venir a EEUU, ¿dónde vivías, jugabas, estudiabas, etc?

Empecé jugando en el Barrio del Pilar cuando tenía 5 años, en alevín A me fui al Adarve, y al año siguiente fiché por el Madrid. Estuve en el Madrid desde Infantil B hasta Juvenil B, pasando por la Selección Madrileña y la Española. Cuando llegué a Juvenil B, el Madrid me cedió al Adarve División de Honor, y al año siguiente me fui al Getafe División de Honor.

¿Cómo fue el proceso de consecución de beca?

El proceso de consecución de beca fue bastante rápido la verdad, a través de MIC Athletics me puse en contacto con un entrenador de una Universidad de Nueva York, que además iba a venir a España a ver partidos de fútbol de División de Honor, y después de verme varios entrenamientos y un partido cuando jugaba en el Getafe decidió ofrecerme una beca para irme a jugar a Nueva York.

¿Por qué consideraste la opción de venir a jugar y estudiar en Estados Unidos, estando en un División de Honor de un equipo de 1a división (Getafe), y habiendo jugado en la selección española y habiendo sido capitán del Real Madrid? ¿Qué te hizo decidirte a venir?

Sinceramente, estaba un poco cansado del mundo del fútbol, de la gente del mundo del fútbol y de la situación en la que me encontraba en ese momento, porque no sabía muy bien lo que quería estudiar y no veía mucho futuro aquí en España. Además de todo lo que me ofrecían en Nueva York, que era muy difícil decir que no e imposible de superar aquí en España, tenía ganas de cambiar de aires y salir de casa. Y sobre todo la oportunidad de poder estudiar una carrera en condiciones sin tener que renunciar a un nivel competitivo de fútbol y viceversa.

¿Cómo esperabas que sería EEUU antes de venir?

La verdad es que ya había estado antes en EEUU porque tengo familia en Virginia, y había estado ya en Nueva York de vacaciones, así que no me pilló muy de nuevas. Pero cambia bastante cuando vas de turista por unas semanas a cuando vas a estudiar y jugar al fútbol allí. Lo que todo el mundo se espera es que sea como en las películas, y es verdad que te lo pasas muy bien y hay muchas cosas que se parecen, pero también tienes esa parte en la que tienes que estudiar y entrenar que te mantiene bastante ocupado.

4- ¿Qué te encontraste al llegar? ¿Cómo fueron tus primeros días en, ni más ni menos, que Nueva York?

Lo que me encontré nada más llegar es que a los estudiantes atletas de la Universidad se les trata como profesionales, en cuanto al trato que se tiene con ellos, la gente de la Universidad, las instalaciones etc... Y que las pretemporadas son bastante duras, mi primer año fuimos 5 días a unas cabañas en la montaña a hacer la pretemporada, sin teléfonos, ni Internet ni nada y entrenabamos 3 veces al día. Nos levantabamos a las 6 para correr todas las mañanas y fueron 5 días de correr, comer, dormir, correr, comer, dormir... Fue bastante duro pero muy bonito al mismo tiempo porque se hizo mucho equipo, estabamos todos en la misma situación y eso siempre une. A parte de eso, los primeros días estas tan ocupado arreglando cosas para la casa, papeleos de la Universidad, entrenamientos, etc, que no te da para mucho más.

¿Cómo es el trato hacia los jugadores del equipo de soccer de la universidad, compañeros de clase, de equipo, profesores, prensa, cuerpo técnico, fisios, etc?

El trato es espectacular, te hacen sentirte profesional, te lo dan todo, se preocupan mucho por ti y porque todo este bien, sobre todo si eres internacional. Con los profesores la verdad que bastante fácil el trato, y a la hora de explicarles que tienes que faltar a alguna clase o que necesitas cambiar algun examen por el fútbol, ellos entienden que también estás aquí para jugar al fútbol y que tienes que cumplir con tus responsabilidades y te ayudan en todo lo posible. Con los compañeros de Universidad es bonito porque te vienen a ver los partidos que juegas en casa y te apoyan siempre, dentro y fuera del campo. Con los compañeros de equipo al final es siempre lo mejor, porque estas con ellos todo el rato compitiendo, entrenando, viajando, etc, y al final se acaba creando una relación que dura para toda la vida.

¿Cómo era en Iona un día en la vida de Brais García? ¿Y los días de partido?

Pues un día cualquiera entre semana me levantaba temprano para ir a clase algunos días tenía dos clases antes de entrenar, me iba a entrenar a las 10:00 am, iba con los del equipo a comer en la cafetería de la Universidad, me iba a mi casa una horita (porque todos vivíamos al lado de la uni) a echar una siesta que eran sagradas, iba a dar otra clase o dos, y ya me quedaba en la biblioteca de la Universidad con mis amigos haciendo deberes, cenábamos algo por ahí y ya nos íbamos a casa a ver una peli.

Los días de partido entre semana tenía que ir a clase igual y luego me iba al campo al partido. Cuando jugábamos los fines de semana me levantaba todo lo tarde posible, y ya me iba al campo. Cuando jugábamos fuera teníamos que coger todos unas vans e irnos al campo del otro equipo. Sea como fuere, los días de partido siempre eran muy especiales y estabas bastante motivado.

Tras dos años en Iona, decidiste irte a jugar y estudiar a Hawaii. ¿Cómo fue todo ese proceso? Y, ¿cómo pensabas que sería, antes de ir, y qué encontraste en Hawaii?

Mi último año en Nueva York no jugué casi nada, y el entrenador me dijo que no me iba a dar muchos minutos y que si estuviera en mi posición me buscaría otro equipo. Un día mirando universidades con mis amigos, vimos que había varias en Hawaii y nos pareció gracioso y empezamos a bromear con eso y ya vimos que había algún español en el equipo, incluido el Segundo entrenador que conocía a gente en MIC Athletics, y hablando con él salió la opción de irme para allí, tenía alguna opción más pero no me ofrecían la misma beca y no me lo pensé dos veces. Fue todo muy rápido la verdad.

¿Cómo era en Hawaii un día en la vida de Brais García? Y, ¿la competición, viajando por toda la costa oeste de EEUU (debido a la conferencia en la que jugabais)?

La vida en Hawaii era mucho más tranquila, me levantaba e iba a clase por las mañanas, luego comía algo en la Universidad y me iba a entrenar a las 3 de la tarde. Después de entrenar cuando no tenía clase a lo mejor me iba un rato a la playa, y luego a casa a hacer deberes y a estar con mis compañeros de piso.

Como la gran mayoría de equipos de la conferencia estaban en California, hacíamos unos 3 viajes de unos 6 días cada uno durante la temporada, y en cada viaje jugábamos por lo menos 3 partidos. Era bastante duro porque jugabas muchos partidos en muy poco tiempo, y encima te pegabas los viajes en avión, y tenías que hacer deberes y adelantar trabajo para luego ponerte al día con el resto de las clases, pero sinceramente los viajes con el equipo son lo mejor de todo, es cuando más se disfruta.

Creo que a nivel internacional, sacarse una carrera y trabajar en Estados Unidos está bastante bien valorado, no solo porque es la primera potencia mundial, sino también por el modelo de trabajo y estudio que tienen allí, la cultura del trabajo y de la meritocracia

¿Cuáles son las cosas que más disfrutaste como jugador de NCAA D1? ¿Y cuál fue tu mejor momento o recuerdo favorito?

Es imposible elegir un momento porque tengo miles que guardo con mucho cariño, quizá uno que me marcó muchísimo fue el primer año cuando fuimos a jugar la conferencia a Orlando y nos clasificamos para las semifinales en penaltis cuando parecía que ya nos íbamos para casa, y vi como la gente lo vivía, muchos de mis compañeros y entrenadores llorando emocionados, fue algo muy especial.

Lo que más se disfruta como jugador de NCAA D1 es que te hacen sentirte profesional, te hacen alguna entrevista de vez en cuando, sales alguna vez por la tele, la gente habla de ti etc, pero tengo que decir que en comparación con el baloncesto o el fútbol Americano, el fútbol no está todavía al mismo nivel de profesionalidad. Conocía a algún jugador del equipo de baloncesto y ellos eran jugadores conocidos en todo Estados Unidos, salían constantemente en las cadenas más prestigiosas de deportes y alguno incluso ya jugaba con el equipo nacional de su país.

Y después de tu último año, comenzaste a trabajar, primero en Hawaii, para más tarde poner rumbo a Florida. Cuéntanos todo lo que quieras sobre trabajar en EEUU.

Sí, cuando me gradué no sabía realmente qué hacer con mi vida y sacaba dinero de donde podía, daba clases de fútbol a niños, estuve trabajando en un campamento de verano que organizaba el Chelsea en Hawaii, etc. Ya antes de graduarme estuve buscando trabajo por todos lados, pero aparte de lo difícil que es ya de por sí encontrar trabajo para un estudiante recien graduado, tenía el problema de que casi todas las empresas no querían contratar a gente internacional, porque luego siempre hay más problemas, sobre todo por el papeleo, y dinero que tienen que invertir, porque te tienen que esponsorizar y pagarte la visa de trabajo. Cuando te graduas de una Universidad Americana tienes un año que se llama OPT para trabajar legalmente en algo relacionado con tu Carrera, y después de ese año o la empresa te esponsoriza o te tienes que marchar, así que muchísimas empresas de antemano ya te dicen que puedes trabajar en tu año de OPT, pero no te van a esponsorizar cuando se acabe, por lo tanto no les viene bien que trabajes para ellos.

Me surgió el ir a trabajar a un hotel en los Cayos de Florida al sur de la ciudad de Miami, a través de una amiga de mi tía que ya había trabajado antes allí.

Tras dos años en Iona, decidiste irte a jugar y estudiar a Hawaii. ¿Cómo fue todo ese proceso? Y, ¿cómo pensabas que sería, antes de ir, y qué encontraste en Hawaii?

Mi último año en Nueva York no jugué casi nada, y el entrenador me dijo que no me iba a dar muchos minutos y que si estuviera en mi posición me buscaría otro equipo. Un día mirando universidades con mis amigos, vimos que había varias en Hawaii y nos pareció gracioso y empezamos a bromear con eso y ya vimos que había algún español en el equipo, incluido el Segundo entrenador que conocía a gente en MIC Athletics, y hablando con él salió la opción de irme para allí, tenía alguna opción más pero no me ofrecían la misma beca y no me lo pensé dos veces. Fue todo muy rápido la verdad.

¿En qué parte de Florida vivías? ¿Cómo era un día de trabajo allí? ¿Y los fines de semana?

Vivía en un pueblo que se llama Tavernier al principio de los Cayos de Florida.

Normalmente yo trabajaba por las tardes, así que me levantaba sobre las 10 de la mañana, iba al gimnasio un poco, comía algo rápido y me iba a nadar o bien a la piscina de casa o a la bahía. Me duchaba y ya iba a trabajar. En el trabajo me encargaba un poco de todo, poner las reservas en el sistema, resolver cualquier tipo de necesidad que tuvieran los clientes, hacer el pedido semanal de los suministros del hotel, revisar que las habitaciones estuvieran limpias etc.

La vida ahí sinceramente era increíble, era verano todo el año, tenía mar por todos lados y la vida era muy tranquila. Normalmente yo trabajaba los fines de semana porque era cuando más clientes venían al hotel, pero siempre que tenía días libres me iba a pasar el día a la ciudad de Miami que estaba como a una hora y cuarto de allí.

Tuve la enorme suerte también de que es uno de los mejores sitios del mundo para hacer buceo, que siempre me ha gustado mucho, y mi jefe, que es bastante joven y es un enamorado del buceo, me sacaba alguna vez a bucear por allí en su barco, eso era sin duda lo que más me gustaba de vivir allí. Tener un jefe con el que te sientes muy identificado por gustos, aficiones, maneras de ser y cultura, porque él es Argentino, ayuda mucho a la hora de adaptarte para trabajar en un país que no es el tuyo. Me siento muy afortunado en ese sentido.

¿Qué crees que supone, de cara a tu carrera profesional y tu futuro, haber sacado un título universitario en EEUU, hecho prácticas e incluso trabajado durante todo un año en Estados Unidos?

Creo que a nivel internacional, sacarse una carrera y trabajar en Estados Unidos está bastante bien valorado, no solo porque es la primera potencia mundial, sino también por el modelo de trabajo y estudio que tienen allí, la cultura del trabajo y de la meritocracia. A nivel personal y profesional creo que es la mejor decisión que he tomado en mi vida, porque te hace madurar muy joven y te hace espavilarte a la hora de hacerlo absolutamente todo en un sitio que estas solo, no tienes a la familia, y encima hablan un idioma que no es el tuyo. Te hace ver las cosas desde otra perspectiva, y plantearte todo de manera diferente.

Contando tus años de college y como trabajador has viajado muchísimo por todo Estados Unidos. ¿A qué estados o ciudades has tenido la oportunidad de viajar? ¿Cuáles te han impresionado más? ¿Lugar favorito?

Sí, durante los últimos 5 años he estado en muchas ciudades y estados, por ejemplo Nueva York, New Jersey, Philadelphia, Buffalo, Niagara, Chicago, West Virginia, Virginia, Washington DC, Orlando, Miami, Colorado, Las Vegas, Arizona, San Diego, Los Angeles, Washington State, Vancouver (Canadá), Utah, Las Vegas, San Francisco, Fresno, diferentes islas de Hawaii, etc... Y más que se me olvidan seguro. Lo bueno de Estados Unidos, es que cambia radicalmente de un estado a otro, y parece que estás en un país diferente, pero luego todos tienen muchas cosas en común, como por ejemplo las carreteras, las calles, las universidades, etc. De lo que más me ha impresionado ha sido el volcán Kilauea, Waipio Valley y El Cañón del Colorado. Es imposible elegir un lugar favorito porque tengo muchos que me encantan, pero elegiría Honolulu por los buenos momentos que he pasado ahí y la gente con la que he tenido el privilegio de convivir.

¿Qué aconsejas a cualquier chico que esté ya en college?

Pues le aconsejaría que hiciera todas las prácticas posibles antes de graduarse para tener luego algo que contar en las entrevistas de trabajo, y tener un curriculum en condiciones. Y por supuesto, que aproveche al máximo la situación en la que se encuentra, porque para mí han sido de lejos los mejores 4 años de mi vida y se pasan muy rápido, sé que es un tópico, pero pasas de vivir en una burbuja al mundo real en nada. Sacarte un título universitario en Estados Unidos te ofrece la oportunidad de aprender inglés bien, y poder trabajar legalmente en un país donde millones de personas quieren trabajar y hacen lo imposible por llegar hasta allí.

¿Qué le recomendarías a alguien que esté pensando en venir a EEUU?

A cualquier persona que esté pensando venir a Estados Unidos, le aconsejaría que a no ser que sepa que va a jugar en primera división, que no se lo piense dos veces y haga lo posible por venir a Estados Unidos, porque yo desde luego fue lo mejor que hice.

¿Recomendarías venir a EEUU con MIC? ¿Por qué?

Creo que venir a través de MIC es una muy buena idea, porque te da la posibilidad de encontrar más equipos que pueden estar interesados en ti, por lo tanto un número mayor de becas y la posibilidad de elegir diferentes destinos en función de lo que busque cada uno y de lo que te ofrezcan. Además la gente que trabaja ahí es espectacular y tienen mucha experiencia en todo este proceso, que a veces puede ser un poco difícil por todo el papeleo que tienes que hacer.

¿Quieres leer más historias?