Entrevista a Roberto Jiménez

Becado en University of Delaware Athletics

Roberto Jiménez es un exjugador del Albacete Balompié y del Real Madrid que consiguió una beca deportiva y académica para estudiar en Estados Unidos, en la University of Delaware Athletics.

Roberto Jiménez | Becado por MIC Athletics en Estados Unidos

En España es difícil compaginar los estudios con el fútbol. Sin embargo, en Estados Unidos ocurre todo lo contrario, es una de las grandes ventajas ya que puedes hacer ambas cosas al mismo tiempo

Diciembre 2014

¿Qué tal? ¿Cómo te encuentras Roberto?

Muy bien, acabo de terminar de comer. Ahora la verdad es que estoy más relajado porque ayer terminé los exámenes finales, así que ahora a disfrutar del verano y con ganas de que llegue Agosto para afrontar la siguiente temporada.

Cuéntanos, ¿qué hacías en España con 18 años?

Pues a esa edad recuerdo que estaba jugando en la cantera del Albacete Balompié y estudiando en bachillerato. Es una etapa difícil de tu vida porque en esos momentos tu única ilusión es el fútbol y sinceramente creo que en España es difícil compaginar los estudios con el fútbol. Sin embargo, en Estados Unidos ocurre todo lo contrario, es una de las grandes ventajas ya que puedes hacer ambas cosas al mismo tiempo.

Sabemos que había clubes importantes de Europa interesados por ti y que jugaste varios años en el Real Madrid. ¿Cómo fue la experiencia?

Tuve la suerte de poder jugar varios años en el Real Madrid y fue una experiencia inolvidable. Con respecto a lo futbolístico, el nivel es altísimo por lo que te ayuda a crecer como jugador estar en equipos en los que se fijan mucho diferentes clubes importantes de Europa.

Además, he tenido el privilegio de compartir vestuario y hacer una amistad muy buena con gente como Álvaro Domínguez (Capitán del Atlético de Madrid), Tomás Mejias (Tercer portero del Real Madrid) o Álvaro Torrecilla (Capitán del Iona College, New York). Éste último fue quien me abrió las puertas de poder vivir esta experiencia inolvidable en Estados Unidos.

¿Cómo te enteraste de la oportunidad de estudiar en Estados Unidos?

Como he comentado hace un momento, mi amigo y compañero del Real Madrid Álvaro Torrecilla fue quien me abrió las puertas de poder venir a Estados Unidos, tanto él como sus padres me ayudaron muchísimo. Siempre le estaré agradecido, es un gran amigo en el que además me fijo mucho. En estos cuatro años ha conseguido ser el capitán de una de las Universidades más prestigiosas de New York y graduarse en International Business.

Sinceramente creo que es un claro ejemplo de cualquier jugador de fútbol o cualquier deportista que quiera emprender una aventura hacia los Estados Unidos.

Al año siguiente se presentó de nuevo la oportunidad y con algo de miedo decidí irme, no sabía si era una idea acertada pero a día de hoy puedo decir que es la mejor elección que he hecho en toda mi vida, esto es maravilloso y único.

¿Cómo te decidiste a venir a Estados Unidos? Aparentemente, tenías un gran futuro próximo a nivel deportivo en España, ¿no es así?

Pues la verdad es que Álvaro me había comentado hace unos años la posibilidad de poder venir, pero yo no me decidía ya que en esos momentos estaba obsesionado con el fútbol y creía que la única posibilidad de triunfar era quedándome en España.

Al año siguiente se presentó de nuevo la oportunidad y con algo de miedo decidí irme, no sabía si era una idea acertada pero a día de hoy puedo decir que es la mejor elección que he hecho en toda mi vida, esto es maravilloso y único.

¿Cómo de difícil te resultan las clases y el inglés?

Yo creo que esto es lo primero que te planteas antes de venir aquí. Te preguntas cómo serán las clases en inglés y si serás capaz de entender y ser uno más. Aquí la gente te ayuda muchísimo a adaptarte y a que todo parezca más fácil, aunque obviamente tienes que poner de tu parte y querer aprender y mejorar cada día. Desde el primer día que vine me han ayudado en todo lo que han podido, al principio es difícil el idioma e incluso comunicarte en algunos momentos, pero cuando ves que pasa un año y que puedes ir al banco tu solo sin ayuda de nadie a gestionar tu dinero es un gran orgullo.

Sabemos que te cambiaste de Missouri a University of Delaware. ¿Qué tal te adaptaste?

Al principio me costó, la Universidad de Delaware te exige mucho más en todos los aspectos, me vine un mes antes de lo previsto para perfeccionar el inglés, para adaptarme lo antes posible y que nada me pillara por sorpresa. Por suerte todo salió bien y hoy soy muy feliz en Delaware.

¿Qué tal en tu primera temporada en NCAA div I?

La verdad que mucho mejor de lo que esperaba, a nivel futbolístico muy contento, conseguimos ganar el campeonato de nuestra conferencia y así disputar el prestigioso torneo de la NCAA. Fue la primera vez para la Universidad de Delaware así que muy contento. A nivel individual también me llevé varios galardones, estoy muy contento y agradecido a todos mis compañeros por haberme ayudado a conseguirlo. A nivel académico muy contento también, he mejorado mucho el idioma y las clases de momento van muy bien.

¿Cómo es un día cualquiera, qué haces desde que te levantas hasta que te vas a la cama?

La mayoría de los días me suelo levantar a las 8:30 de la mañana para ir clase, que normalmente tengo dos o tres clases al día o incluso solo una. Después vengo a casa a prepararme la comida y a las 15:00 tenemos entrenamiento diario, así que sobre las 14:00 o un poco antes voy a entrenar. Sobre las 18:00 vuelvo a casa de nuevo para prepararme la cena y hacer las cosas que tenga que hacer para el día siguiente. Si eres organizado tienes mucho tiempo libre y todo se hace más ameno, la verdad no me quejo para nada.

¿Qué es lo que más te gusta de la vida americana?

Me gusta América en general, pero una de las cosas que destaco es la gente, no te miran ni te observan por lo que lleves puesto ni por quién seas, les da igual, es algo que me ha sorprendido mucho desde que llegué a Estados Unidos.

¿Qué le dirías a alguien en España que está pensando en seguir tus pasos?

Sinceramente, creo es una oportunidad única en todos los sentidos: a nivel futbolístico aprendes cosas diferentes y si lo haces bien te puedo asegurar que habrá equipos de la MLS interesados en ti; y a nivel académico es la leche, aprendes muchísimo y en unos años dominas el idioma a la perfección. Me acuerdo que un par de semanas antes de venir a Estados Unidos estaba nervioso e incluso no tenía claro si era la decisión correcta, llamé a Álvaro para preguntarle un poco sobre cómo era este mundo y recuerdo que me dijo: “Rober, sin duda ha sido el mejor año de mi vida”. Hoy puedo decir lo mismo que me dijo él y eso le digo yo a las personas que quieran venir y emprender una nueva aventura.

¿Quieres leer más historias?