Entrevista a Roberto Ortega

Becado en Limestone College, South Carolina

Roberto Ortega es un exjugador del EMFAD San Clemente que recibió una beca deportiva para poder compaginar sus estudios con el fútbol. Decidió aceptar la beca ofrecida por Limestone College para empezar su aventura en EEUU.

Roberto Ortega | Becado por MIC Athletics en Estados Unidos

Paso muchísimo tiempo con mis compañeros, nos contamos miles de historias cada día. En definitiva, ellos son como mi pequeña familia aquí

Abril 2018

Hola Roberto, muchas gracias por tu tiempo. Nos gustaría que empezaras contando tu trayectoria, desde pequeño y hasta el momento en el que decides dar el paso de ir a EEUU.

Hola, encantado de responder a todas vuestras preguntas. Mi trayectoria futbolística empezó a los cinco años en San Clemente, localidad de Cuenca donde mi familia reside, y estuve jugando hasta los trece años allí hasta que el Albacete Balompié decidió ficharme.

Pasé seis años en la cantera del Albacete Balompié donde permanecen muy buenos momentos en mi mente.

Tras aquellos seis años, decidí marchar para U.B. Conquense B, dónde solamente estuve un año. Mi último equipo antes de venir a EEUU fue EMFAD San Clemente; fue un año realmente bueno para mí porque volvía a casa y disfruté de un ambiente sano sin preocupaciones en mi mente acerca del fútbol, y que finalmente pudimos ascender al equipo a donde se merecía. Ese mismo año vivía y estudia en Cuenca, y un día me resultó curioso la opción de irme a estudiar y jugar al fútbol a EEUU y decidí ponerme en contacto con Mic Athletics.

¿Cómo fue el proceso de consecución de beca?

El proceso de consecución de beca fue muy largo, el cual lo sufrimos prácticamente Jacobo y yo, más Jacobo que yo.

Fue un proceso largo porque te encuentras en una situación confusa todos los días debido a que muchas universidades te quieren y a la semana deciden no darte la suficiente beca que a uno le gustaría. Aunque, es cierto que el proceso lo llevé muy bien gracias a MIC Ahtletics porque me transmitieron mucha confianza.

Muchas universidades se interesaron por mí, pero finalmente elegí Limestone College porque me ofrecieron la mejor beca, me transmitieron mucha confianza desde el primer día que empecé hablar con ellos y pensando tanto académicamente como futbolísticamente creí que era la mejor opción para mi futuro.

¿Por qué consideraste la opción de venir a jugar y estudiar en EEUU, habiendo pasado por un club de élite como el Albacete y jugando en equipos fuertes de tu comunidad autónoma en categoría senior? ¿Qué te hizo decidirte a venir?

Consideré la opción de venir a EEUU porque sabía que aquí priorizaban el estudiar y jugar al fútbol al mismo tiempo, lo que te permitía llevar a cabo tanto tus estudios como competir a un gran nivel. En Albacete tenía poquísimo tiempo para dedicarle a los estudios porque tenía que ir a clases por la mañana y por la tarde entrenábamos. Muchos días llegaba a casa a las 8 o 9 de la noche y me tenía que poner a estudiar. Tenía muy poco tiempo para estudiar y para mi tiempo libre. Lo que realmente me hizo tomar la decisión para venir a EEUU fue la que he comentado al principio y que es una enorme oportunidad para perfeccionar el inglés, ya que hoy en día es fundamental para trabajar en cualquier trabajo del mundo.

¿Cómo esperabas que sería EEUU antes de venir?

Antes de venir ya sabía que EEUU era enorme, una potencia económica mundial y que las personas estadounidenses eran muy amables. No me equivoqué, porque cuando jugamos fuera los viajes son larguísimos. Las distancias aquí no son como en España. Y con respecto a las personas tampoco me equivoqué, aquí la gente es muy simpática, si tienes ganas de trabajar ellos te van ayudar en todo lo que puedan.

¿Qué te encontraste al llegar? ¿Cómo fueron tus primeros días en un campus como el de Limestone College?

Al llegar al aeropuerto de Charlotte me recogió una persona que trabaja en Limestone para llevarme a Gaffney, que es el pueblo donde estoy viviendo. Cuando llegué a Gaffney dos compañeros de equipo me enseñaron un poquito el campus y me llevaron a un centro comercial para comprar lo que necesitaba. Desde ese momento me sentí muy arropado tanto por mis compañeros de equipo, entrenadores y las personas que trabajan en Limestone. Los días siguientes conocí a todos mis compañeros de equipo, conocí más en profundidad las instalaciones y el campus que son impresionantes, y al tercer día empezamos la pretemporada. La pretemporada al principio, como todas las pretemporadas, son muy duras debido al desgaste físico, pero es cierto que aquí lo pasé un poco mal debido a la humedad que hay. Pero bueno, los entrenadores sabían el esfuerzo que todos estábamos haciendo e hicieron muchas actividades para que estuviéramos entretenidos y también para que nuestras cabezas estuvieran un poco despejadas de tanto fútbol.

Antes de comenzar el partido es totalmente diferente a España porque el speaker nos nombran, dice lo que estudiamos, de donde somos, y también suena el himno de EEUU antes de comenzar cada partido.

¿Cómo es el trato hacia los jugadores del equipo de soccer de la universidad, compañeros de clase, de equipo, profesores, prensa, cuerpo técnico, fisios, etc?

El trato hacia nosotros es increíble, nos tratan como si fuéramos profesionales. Los fisios también nos tratan de una manera muy especial, si nos ocurre cualquier cosa ellos prácticamente están casi todo el día a nuestra disposición. Nuestros entrenadores nos ayudan en muchas cosas, si tenemos cualquier problema ellos están los primeros y la verdad que eso es de valorar.

También, nos proporcionan muchas facilidades, no nos falta de nada aquí. Los vestuarios y las instalaciones son increíbles. Las instalaciones del Albacete Balompié son buenísimas, pero aquí me quedé totalmente asombrado cuando llegué. Ellos lo único que nos requieren es que actuemos y trabajemos como profesionales ya que ellos nos están tratando como tales.

El trato con los profesores es muy cercano, no tiene nada que ver con respecto a España. Por ejemplo, muchos profesores te dan su número de teléfono privado por si tienes alguna duda. Además, si tenemos partido entre semana y tenemos que viajar durante las horas de clase, solamente tenemos que hablar con los profesores de que no vamos asistir a clase y ellos te pasan todo lo que han dado durante esa clase y encima te preguntan al día siguiente como fue el partido.

El trato aquí es muy cercano, cosa que echaba de menos en España. El trato con todos mis compañeros de equipo es buenísimo. La gran mayoría de nosotros somos internacionales, hay trece internacionalidades en el equipo y la verdad que nos ayudamos mutuamente para mejorar nuestro inglés. Paso muchísimo tiempo con ellos, nos contamos miles de historias cada día. En definitiva, ellos son como mi pequeña familia aquí.

¿Cómo es un día en la vida de Roberto Ortega en Limestone? ¿Y los días de partido?

Un día en la vida de Roberto es levantarse a las 7 de la mañana, desayunar y empezar mi primera clase a las 8. En toda la mañana tengo tres horas de clase y aquí te dan la opción de elegir las clases cuando mejor te convenga. Luego, a las 12 o muchas veces a 1 tengo el lunch y a las 3 se empieza a entrenar. De 3 a 4 y media tenemos entrenamiento con balón y muchas veces sin balón, y luego nos dejan un margen de 30 minutos para cambiarnos porque tenemos de 5 a 6 gimnasio. Después del gimnasio cenamos todos los del equipo en la cafetería y ya tenemos tiempo libre para hacer lo que queramos. En ese tiempo libre lo suelo pasar el tiempo estudiando o estando con mis compañeros de equipo.

Los días de partido es lo que más me gusta de aquí. Si jugamos en casa, 3 o 4 horas antes de que empiece el partido tenemos que comer todo el equipo en la cafetería. Luego el entrenador nos dice a una hora a la que tenemos que estar cambiados, por lo que, nos da libertad para ir al vestuario cuando queramos a cambiarnos antes de la hora que ha fijado. Antes de comenzar el partido es totalmente diferente a España porque el speaker nos nombran, dice lo que estudiamos, de donde somos, y también suena el himno de EEUU antes de comenzar cada partido. Es quizás algo más motivador que en España. También, vienen a vernos muchos compañeros de clase e intentan animarnos, y bueno al día siguiente nos echamos unas risas en clase acerca del partido. Sim embargo, cuando viajamos fuera casi siempre comemos en un restaurante y prácticamente es el mismo procedimiento que he comentado anteriormente.

¿Qué son las cosas que más estás disfrutando con esta experiencia? ¿Y cuál ha sido hasta ahora tu mejor momento?

Las cosas que más he disfrutado ha sido conocer a muchísima gente tanto estadounidense como de otros países, aprender la cultura de EEUU y, sobre todo, que me estoy superando y aprendiendo día a día tanto académicamente como futbolísticamente. Mi mejor momento en Limestone fue cuando ganamos la final de nuestra conferencia en casa porque jugábamos en casa con nuestra gente y nos sentíamos muy arropados. La verdad que también fue un momento de superación porque nos expulsaron a uno de nuestro equipo en la primera parte e íbamos perdiendo y supimos manejar la situación y al final con el esfuerzo de todo el equipo dimos la vuelta al partido y conseguimos llevarnos el título. Me acuerdo de que lo celebramos por todo lo alto aquí en Limestone y fue bastante emotivo. También, fue un recuerdo muy bonito y especial porque me nombraron uno de los mejores jugadores del torneo.

¿Qué diferencias ves entre el fútbol de NCAA D1 en EEUU y con el fútbol de cantera de élite en Europa (o con el de Preferente, Tercera y Segunda B?

Desde mi punto de vista, el fútbol de cantera de élite de Europa es mucho mejor que las universidades de EEUU porque obviamente llevan muchos más años desarrollándolo. El fútbol europeo es mucho más trabajado, elaborado y tácticamente es superior al de EEUU. Pero, aquí se les nota que tienen ganas de hacer las cosas bien y están progresando poco a poco. Están haciendo las cosas bastante bien, pero necesitan tiempo, y sinceramente creo que en un par de años EEUU podrá competir a nivel europeo.

¿Recomendarías MIC Athletics?

Por supuesto, recomendaría MIC Atheltics a todo el mundo porque es una empresa que trabaja con una profesionalidad tremenda. Están muy pendientes de ti, tienes contacto con ellos diariamente y te trasmiten una confianza plena. También, si tienes cualquier duda o problema ellos van a estar contigo 100% y te van ayudar en todo lo que puedan. Personalmente, una de las cosas que más me sorprendió de esta empresa es que se hicieron más de 200 kilómetros para verme jugar solamente 20 minutos porque estaba lesionado y no podía jugar más minutos. El coach de una universidad de New Jersey quería verme y la empresa no tuvo problemas en coger el coche e ir a verme para solamente verme jugar 20 minutos. Fue un gesto increíble que realmente lo tengo marcado. Lo dicho, totalmente recomendable porque gracias a ellos estoy en EEUU disfrutando de esta increíble experiencia. Finalmente, para aquellas personas que tengan dudas en venir a EEUU, los entiendo porque hay que dar un paso muy grande, pero creo esta oportunidad no se te presenta dos veces en la vida, te abre muchísimas puertas, conoces millones de personas de todo el mundo, aprendes una nueva lengua y una nueva cultura, y solamente os puedo decir que esta experiencia está siendo la mejor de mi vida.

¿Quieres leer más historias?